ESTRES Y TOMA DE DECISIONES

Son las 8 de la mañana, habías planificado tu día minuciosamente pero todo se ha ido complicando, no has podido desayunar, hay un tráfico horrible y seguramente llegarás con retraso a esa reunión tan importante que tenías a primera hora….

La vida de muchas personas está llena de episodios similares a este que acabamos de describir.  Situaciones que se repiten y hacen que se acumulen las tensiones hasta que la persona se siente totalmente desbordada.  En esos momentos el cuerpo empieza a dar señales de alarma (alguna punzada de dolor, taquicardia, un nudo en el estómago, etc).  En la mayoría de los casos esas señales no son atendidas, en la cabeza solo hay espacio para intentar reorganizar el caos del día que se avecina.  Cuando aumenta la presión del cuerpo, sin apenas prestar atención, muchas personas se sienten inclinadas a recurrir a soluciones improvisadas: encender un cigarrillo, tomar un café, una copa o ingerir alimentos altamente calóricos…  El cuerpo parece calmarse y el ritmo continúa trepidante.

Sin darnos a penas cuenta, nuestras decisiones ya no son del todo nuestras, están secuestradas por los mecanismos defensivos que impone la naturaleza en situaciones de estrés.  El ritmo vertiginoso en el que muchas personas viven, les impide hacer una valoración consciente de los riesgos que cada día están asumiendo.

Esta es la conclusión a la que han llegado un grupo de científicos de la Universidad de Southern, California donde un reciente estudio evidencia el hecho de que bajo condiciones de estrés las personas se fijan más en la satisfacción que les puede reportar una conducta que en el riesgo que puede comportar.  Sin duda, estos resultados arrojan luz sobre el tremendo impacto que tienen las adicciones en un número cada vez más elevado de personas.  En situaciones de estrés se prioriza el resultado inmediato frente a los posibles riesgos que la conducta le pueda originar: exceso de cafeína, nicotina, alcohol, relaciones sexuales de riesgo, drogas, etc

Si tenemos en cuenta que los efectos fisiológicos del estrés se mantienen hasta aproximadamente una hora después de la exposición al estresor, y los estresores especialmente los psicosociales están continuamente presentes en nuestro sistema de vida, podemos entender porque este tipo de conductas son tan persistentes y difíciles de erradicar, a pesar de las consecuencias negativas que llevan asociadas.

Si bien el impacto del estrés sobre la toma de decisiones ya se había evidenciado en anteriores investigaciones que demostraron como las personas sometidas a la presión del tiempo y del ruido tomaban decisiones de forma poco sistemática, sin tener en cuenta factores relevantes (Jani y Mann, 1977), en esta nueva investigación se ha podido demostrar la inclinación en la toma de decisiones por las recompensas inmediatas.

Aunque en gran medida no somos conscientes de las operaciones de nuestro cerebro a la hora de tomar decisiones, la neurociencia ha demostrado la implicación de diversas áreas cerebrales, tanto a nivel cognitivo como emocional, que intervienen para evaluar el valor potencial de las diferentes opciones disponibles, y ajustar así los beneficios y las desventajas que nos pueden reportar (Damasio, 2005).  Sin embargo, cuando la persona está sometida a un fuerte estrés estos mecanismos se ven descompensados.

Los resultados de esta investigación arrojan luz para el tratamiento de las conductas adictivas y ponen de manifiesto la importancia de la gestión del estrés.

Dejar espacio para que la mente se tranquilice es la mejor garantía para tomar las decisiones más adecuadas para nosotros y nuestros seres queridos.  Toda persona puede aprender a gestionar el estrés si se permite la oportunidad de hacerlo, y descubrir nuevas y creativas formas de abordar la realidad, sin el sufrimiento que lastra su vida.

BIBLIOGRAFIA

Damasio, A. (2005) En busca de Spinoza: neurobiología de la emoción y de los sentimientos.  Barcelona: Critica.

Mather, M.; Lighthall, N., (2012) Risk and Reward are processed differently in decisions made under stress. Current directions in psychological Science 21(1)36-41.

Janis, I.L., Mann, l. (1977) Decisión making: A psychological anaysis of conflicto, choice and commitment. New York, NY: Free Press

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *