Psicoterapia Humanista

Las demandas y expectativas que hay planteadas en esta etapa vital suponen para el individuo la asunción de una gran cantidad de responsabilidades y obligaciones que pueden llegar a desconectarnos de nuestras necesidades más vitales y olvidarnos del propio bienestar.

Mujer procupadaLa sobrecarga de obligaciones y responsabilidades pueden repercutir en nuestro humor o en nuestra salud.  Cuando hay malestar, problemas recurrentes, ansiedad, falta de sueño, estado de ánimo deprimido, sentimiento de incompetencia, pérdida de autoestima, desvalimiento y/o desesperanza, la persona se siente incapaz de afrontar las demandas del medio ambiente lo que acentúa su sufrimiento y le impide tomar decisiones para introducir cambios.  Este malestar puede manifestarse a través de ansiedad, depresión, conflictos con la pareja, dificultades en las relaciones laborales, incluso encarnadas en problemas de tipo psicosomático (úlcera, alergias, problemas respiratorios, etc).

Darnos una nueva oportunidad para abordar nuestra vida a partir de un mayor autoconocimiento y aprender nuevas formulas para desarrollar nuestros proyectos es la mejor opción para salir del bloqueo en el que estamos inmersos.

La psicoterapia humanista, propicia cambios congruentes con los objetivos que desea alcanzar el cliente, a través de la relación terapéutica, cercana y honesta. Se centra en la Relación Terapéutica para resolver el conflicto emocional. Es una forma de terapia enfocada en una concepción holística y positivista del ser humano.  Proporciona orden al caos facilitando la comprensión de ideas y acciones que confunden e impiden tomar decisiones.  A través del acompañamiento psicoterapéutico la persona descubre nuevas oportunidades para desarrollar estrategias de pensamiento y de conducta más adaptadas a la situación actual y que le ayuden a recuperar su dominio y control personal.

A lo largo del proceso se utilizan una serie de técnicas aportadas por el Análisis Transaccional, la Gelstalt, la Bioenergética que van a permitir una nueva aproximación a la experiencia y un empoderamiento de la persona para tomar aquellas decisiones que más se ajusten a sus necesidades actuales.

Áreas de intervención:

  • Estados de ánimo negativos o inestables
  • Depresión
  • Ansiedad
  • Fobias
  • Trastornos de la alimentación
  • Problemas de autoestima
  • Trastornos de sueño
  • Dificultades de las relaciones sociales
  • Problemas laborales
  • Otros problemas psicológicos