Tomatis-2®

Estimulación neurofuncional auditiva

  • Una escucha eficiente mejora las capacidades de la persona para adaptarse con eficacia a los retos de su entorno.

    Nuestro cerebro recibe la información del mundo exterior y de nuestro propio organismo a través de los sistemas sensoriales, fundamentalmente la vista y el oído. El sistema auditivo procesa la información sonora y la transforma en estímulos eléctricos que se transmiten a diferentes zonas del cerebro. Cuando, debido a diferentes causas, se producen bloqueos en la percepción del estímulo sonoro, el cerebro deja de recibir una estimulación que le es imprescindible para su organización, traduciéndose en una sintomatología variada que puede afectar al sistema motor, emocional y/o cognitivo.

    Las funciones del sistema auditivo son varias:

Análisis de la vibración sonora y codificación en energía neural
 El oído, como órgano de comunicación está íntimamente ligado a la emocionalidad del ser. Una escucha adecuada necesita del deseo de comunicar, si este deseo se ha visto afectado por problemas emocionales, el análisis se verá distorsionado y la estimulación se verá limitada. 
Equilibrio y verticalidad
El conjunto cocleo-vestibular recibe y integra las informaciones de la musculatura del cuerpo controlando toda la motricidad corporal, la postura y  el esquema corporal.  Las alteraciones vestibulares pueden ocasionar patologías de diversa índole: disartria, dislexia, tartamudez, pérdida de equilibrio 
Recarga cortical
Las células ciliadas del oído interno transforman la energía vibratoria del sonido en energía nerviosa que se reparte desde el cortex por todo el cuerpo, tonificándolo y dinamizándolo.  Las frecuencias agudas son las portadoras de mayor energía. Con el paso de los años, son precisamente las células ciliadas encargadas del análisis de las frecuencias agudas las que se van deteriorando, por eso motivo hay una tendencia a la pérdida de la vitalidad y una a los estados deprimidos a medida que se instaura el proceso.  La recuperación de estas frecuencias aporta una mayor concentración, energía, mejora la memoria y la calidad del sueño.

ESCUCHAR

es una capacidad básica que va mucho más allá de la simple función mecánica de la audición. La escucha implica la puesta en marcha de mecanismos de procesamiento cognitivo que filtran la información que ha de llegar a nuestro cerebro. Consiste en

  • El análisis de la información sonora y su posterior organización. Requiere de la motivación (consciente o inconsciente) de la persona.  Disponer de una escucha eficiente permite diferenciar entre la información esencial y los distractores.
  • La manera en que nos escuchamos a nosotros mismos y a los otros. Por esta razón, la escucha va a condicionar los procesos de aprendizaje, la comunicación, los pensamientos, los sentimientos, las relaciones.
  • Podemos escoger que escuchar, que elementos de la información que nos llega vamos a procesar o no. La escucha es una capacidad cognitiva que forma parte de los procesos top-down y sirven de barrera para la protección del cerebro.
  • Esta capacidad de abrir o cerrar la escucha puede verse perturbada cuando la interpretación, a nivel mental o emocional, resulta inaceptable para la persona.

Las distorsiones de la escucha son una fuente de dificultades adaptativas, tanto en el niño como en el adulto, que pueden afectar a ámbitos muy diversos (conciencia corporal, equilibrio, comunicación, nuevos aprendizajes, estados de ánimo deprimidos, etc). En estos casos es importante realizar una prueba de escucha que permitirá diagnosticar el tipo de análisis sonoro que la persona realiza. Mediante un tratamiento personalizado de estimulación auditiva, es posible re-educar el sistema auditivo para que recupere su plena funcionalidad.

tomatis2La neuroestimulación auditiva mediante el método Tomatis®, rehabilita la función de la escucha, reforzando el mecanismo de la cadena osicular del oído medio.  El parámetro de precesión induce el fenómeno de previsión inherente al funcionamiento del oído interno lo que determina la integración de la lengua.  Permite también adaptar la lateralidad auditiva, privilegiando la función dominante del oído derecho en los procesos de autocontrol de los sonidos emitidos por el sujeto.

En Espai Psikos BCN proporcionamos un asesoramiento personalizado para cada situación en base a un diagnóstico.  El objetivo es determinar las fortalezas y debilidades de la escucha para poder establecer el tratamiento más adecuado a cada situación.  El entrenamiento del oído permite mejorar la atención, la ubicación espacial y distinguir entre los sonidos del lenguaje, de la música y del ruido.  Al cambiar estos procesos se modifica también el rendimiento académico, la autoestima y la inteligencia emocional. El tratamiento se realiza mediante sesiones de escucha pasiva en que el cliente escucha una música filtrada especialmente para entrenar la musculatura de su oído.  También si el caso lo requiere se alternan f[/one_half_last]ases de escucha activa, donde el sonido que va a escuchar, convenientemente filtrado, es el de su propia voz.